Retratos

La técnica de pintura al pastel consiste en la utilización de unas barras de colores de pigmentos en polvo, mezclados con goma o resina como aglutinante, de esta manera, se consiguen colores luminosos, intensos y bien saturados. Es una técnica de las llamadas secas, ya que, a diferencia de la pintura al óleo, el acrílico o la acuarela, no se utiliza ningún disolvente y se aplica directamente sobre la superficie de trabajo. Como apoyo, es común utilizar papel de buena calidad, de buen gramaje, de color neutro, no blanco y de ligera rugosidad, aunque la técnica es lo suficientemente versátil para que se pueda usar sobre otras superficies. Es una técnica cómoda, generalmente rápida y que permite realizar correcciones con facilidad, por lo que es elegida por muchos artistas.
Este medio el mencionó por primera vez Leonardo da Vinci 1495 aunque probablemente se inventó en Francia e Italia a finales del siglo XVI.